Escalofriante testimonio de hacia dónde vamos

Cada día el mundo se parece más al modelo chino: una dictadura férrea e inhumana en lo social y un capitalismo férreo e inhumano en lo económico. Este sistema deja una élite con todo el poder e inmensamente rica y todo el resto de la población tremendamente pobre y alienada. Si la gente no metiera la cabeza debajo del ala y abriera los ojos es posible que hubiera solución.

Rehenes. Un Estado contra su pueblo.

El mismo modus operandi que en la Unión Soviética, tan sólo unos cambios cosméticos por las circunstancias. Es la misma chusma aupada al poder que forma «Un estado contra su pueblo»

El burofax

Carlos es controlador aéreo y trabaja en el Centro de Control de Madrid. Hoy ha mirado la agenda donde apunta sus turnos de trabajo y ha visto que mañana y pasado mañana tiene dos días libres, así que decide dar una sorpresa a su chica y salir un par de días fuera de Madrid para despejarse…

¡Sálvese quien pueda!

Érase una vez dos países, uno grande podrido, corrupto y belicoso, y otro pequeño, pacífico y desprevenido.
El país grande era un impero podrido y depravado que lograba fuerza y poderío esclavizando a otros países más pequeños. Su ejército era enorme y despiadado, y utilizaba técnicas de guerra brutales matando a sus víctimas y saqueando sus posesiones.
El país pequeño en cambio estaba habitado por gente pacífica que vivía prósperamente de la agricultura y el comercio. Apenas tenía ejército porque nunca lo había necesitado.