Rehenes. Un Estado contra su pueblo.

El mismo modus operandi que en la Unión Soviética, tan sólo unos cambios cosméticos por las circunstancias. Es la misma chusma aupada al poder que forma «Un estado contra su pueblo»

Controladores aéreos: la realidad oculta de dos años de conflicto

Un informe sorprendente sobre un conflicto que llevó a la declaración -por primera vez- del Estado de Alarma y a la militarización de un sector laboral en España: el del control aéreo civil.

«Piloto» nos vuelve a dejar un más que interesante enlace.

«Piloto» nos deja un enlace muy interesante de Periodista Digital. Recomendamos su lectura. Aprovechamos para dar las gracias a todos aquellos que nos leen y contribuyen con sus comentarios.

Reflexiones sobre la confianza

La mayoría de la gente deposita en otros la responsabilidad sobre muchos aspectos de su vida de manera voluntaria, renuncia a su soberanía y deja que sean otros los que manejen sus asuntos, incluso aquéllos que son vitales.
Lo esencial es que para ceder el control a otro, tienes que confiar en ese otro, la confianza lo es todo y por eso es tan esencial a la hora de tratar con la gente.

Argentina, Repsol, políticos y juntaletras.

Desconozco por completo los detalles del asunto (al igual que el resto de la población que a estas alturas ya tendrá una opinión firme y “fundada”), así que me abstengo de dar una opinión. Lo que sí sé es que las empresas españolas, es decir, los empresarios españoles de las grandes empresas, son tóxicos, son unos desalmados, son unos sinvergüenzas, son unos explotadores, son mentirosos y son unos inútiles funcionales, así que sospecho que defender ni más ni menos que a una petrolera sería de estúpidos.

La reforma de la constitución, promesas electorales y traición.

¿Te has fijado en que la democracia odia los referendos? Un referendo significa preguntar al pueblo sobre algo concreto, sobre lo que pueda haber un debate previo muy centrado y muy aclaratorio que haga que el pueblo tenga una opinión bastante fundada de lo que va a votar. Y eso no le interesa a los amos de la democracia.

La estrategia de la aniquilación

Los seres humanos somos criaturas extremadamente inteligentes: en el desastre o el infortunio solemos encontrar un modo de adaptarnos, de dar la vuelta la situación. Buscamos alguna salida y con frecuencia la encontramos; recurrimos a la esperanza, la astucia y la voluntad. La historia de la guerra está repleta de relatos de reajustes y vuelcos espectaculares, salvo en un caso: el envolvimiento.

¡Sálvese quien pueda!

Érase una vez dos países, uno grande podrido, corrupto y belicoso, y otro pequeño, pacífico y desprevenido.
El país grande era un impero podrido y depravado que lograba fuerza y poderío esclavizando a otros países más pequeños. Su ejército era enorme y despiadado, y utilizaba técnicas de guerra brutales matando a sus víctimas y saqueando sus posesiones.
El país pequeño en cambio estaba habitado por gente pacífica que vivía prósperamente de la agricultura y el comercio. Apenas tenía ejército porque nunca lo había necesitado.