Acoso mediático, Cierre patronal 3D, Controladores aéreos, Jurídico

SOY CONTROLADOR, SOY INOCENTE

Publicado por Inconformista

 

 

SOY INOCENTE

 

 

La presunción de inocencia es un principio jurídico penal que establece que toda persona es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad mediante un proceso o juicio. Solo una vez demostrada esta culpabilidad podrá aplicarse una pena o sanción. Es lo que conocemos como “todas las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario”.

La propia Declaración Universal de Derechos Humanos lo menciona también en su artículo 11:

“Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa“.

Con el colectivo de controladores aéreos se han conculcado los más elementales conceptos que recoge este principio jurídico:

Al contrario de lo que se dictamina, nosotros fuimos, somos y seremos culpables hasta que demostremos nuestra inocencia. Da igual que los jueces nos hayan dado la razón en una veintena de juzgados españoles.

No gozamos nunca del “derecho a que se presuma su inocencia” porque ya se encargó la maquinaria del estado, mediante el uso fraudulento y manipulador de sus medios masivos de comunicación, de ponernos a los pies de los caballos con argucias y falacias que calaron rápido y hondo en el sentir de los españoles de a pie, tan dados a creerse todo lo que les cuentan, máxime si la diana es un colectivo, según ellos, cargado de privilegios y con un sueldo desorbitado para lo que hacen. ¡Ah, y qué poco solidarios éramos en la situación de crisis que padecíamos y seguimos padeciendo!  En realidad, lo que pasa en este país es que somos una panda de envidiosos que nos alegramos más con las desgracias ajenas que con los éxitos patrios.

El “juicio público” es de traca. Vilmente tergiversan la acepción de “público” para volver a llevarse a su terreno lo que no corresponde. No se trata de algo “conocido o sabido por todos; que se hace a la vista de todos; accesible a todos”. No, ni mucho menos se han preocupado por oír nuestra versión, por tener información de ambas partes. No interesaba, bastaba con el juicio paralelo mediático y el linchamiento público (aquí sí fue “público” en esas acepciones). Se contentó al populacho como se hacía en la Roma clásica. El “juicio público u oral” representa el auténtico debate en el proceso penal, donde se debe determinar, con precisión y sin que quede la más mínima duda,  la inocencia o culpabilidad del acusado. El objetivo de este juicio no es otro que hacer resplandecer la verdad.

Nuestras “garantías necesarias para la defensa” pasan a desempeñar un papel tristemente secundario cuando ya se nos considera culpables de antemano en juicio paralelo alentado y amparado por el auténtico culpable en todo este proceso, el gobierno de turno del “presunto ministro amigo de las gasolineras de Guitiriz”. ¡Qué doble rasero de medir!

Nosotros (y también ellos) sabemos lo que pasó los días 3 y 4 de diciembre de 2010.

Soy controlador, soy inocente.

Comentarios

4 comentarios en “SOY CONTROLADOR, SOY INOCENTE

  1. No sé en otros lugares, pero aquí y en la actualidad, ni siquiera un juicio público con todas las “garantías” procesales y de defensa, nos puede asegurar que se nos haga justicia. Hay un dicho que reza que “para ganar un pleito son necesarias tres condiciones, ser inocente, poder demostrarlo, y que te lo quieran reconocer”. Como en este caso ya la plebe, hábilmente dirigida y manipulada por un gobierno que en su agonía necesitaba matar para intentar salvarse, juzgó, dictó sentencia inapelable y la ejecutó, de nada sirve, sino de más escarnio si cabe, invocar o aducir derechos humanos, constitucionales, o pedir misericordia. Esto fue una operación realizada por fontaneros en las cloacas, en el más puro estilo “Chicago años veinte”. Recuerdo con dolor, rabia e impotencia, nada menos que al entonces “Fiscal General del Estado”, recién salido del Consejo de Ministros (¡¡¡…!!!. ¿Cuándo, en un “Estado de Derecho”, alguien ajeno al gabinete de gobierno ha participado o estado presente en una deliberación de un Consejo de Ministros?), todo eufórico, respondiendo ante los micrófonos de la más escuchada estación de radiodifusión al “cuestionario” claramente acordado previamente, acusando al colectivo con expresiones hechas del estilo “Podemos estar hablando de un delito de sedición, castigado con penas de prisión de ocho años para arriba”.
    Cuando uno, por escasos que sean sus conocimientos del derecho, oye algo así de boca de la más alta autoridad judicial, y que ésta ha estado “asesorando” al gobierno “reunido en Consejo de Ministros”, hecho sin precedentes, ya lo único que puede hacer es llorar y esperar que llegue el verdugo, que en este caso fue la turba que cual estampida de búfalos pasó como apisonadora sobre esta profesión y quienes la ejercían. “Vae, victis”, decían en la antigua Roma.

    Me gusta

    Publicado por Rafael Hervías Garrido | 18 diciembre 2016, 8:48
  2. Lo que más me confunde y más pena me da de toda esta historia, es contemplar cómo este asunto parece no interesar ya ni a los propios afectados. Han pasado días desde la publicación de esta noticia, y nadie más ha saltado a la arena a defenderse, i al menos aquí no aparece nada. ¿Es que con el tiempo el enemigo, sí enemigo a muerte, ha logrado anestesiar la capacidad de reacción y el pensamiento de todos?. Me niego a creer que sea así. Porque siempre quedará, al menos, la palabra para decir a la sociedad que quienes la engañaron y manipularon fueron ellos, no nosotros. Que al menos se sepa la verdad, porque es un derecho fundamental nuestro y de la sociedad. Después, que cada cual juzgue como quiera, pero con la información veraz en la mano, y no sólo con la versión interesada del contrario. ¿Es que hay que tener miedo a alguien?. El miedo es una reacción psicológica a algo amenazante o desconocido. Todos lo hemos sentido alguna vez, de niños y de mayores, pero todos los Controladores sabemos que cualquier miedo se puede controlar perfectamente y no sucumbir al pánico. Quien se deja vencer por el miedo, siento decirlo, es un cobarde. Y quien sabe controlarlo y vencerlo, es un héroe. Ahí está la diferencia. Hay conceptos que no se pueden cuantificar en dinero, como son el honor, el buen nombre y el sentido de la propia estimación, y eso es lo único que ya queda en juego. A eso no se puede renunciar; es más importante que la propia vida. Muy fuerte abrazo a todos.

    Me gusta

    Publicado por Rafael Hervías Garrido | 22 diciembre 2016, 17:13
    • Publicado por Inconformista.

      No puedo estar más de acuerdo contigo, amigo, pero me temo que el miedo, sí, el miedo nos tiene paralizados desde hace tiempo, sobre todo cuando se amenaza con penas de cárcel y multas estratosféricas. Se ha sucumbido al pánico. En realidad, no interesa que se sepa la verdad, sino contentar al populacho con migajas. Tampoco se busca una sentencia condenatoria, a pesar de esas amenazas, sino tener controlado al colectivo. Esta es la estrategia de Enaire, pero lo más grave, en mi opinión, es que cuenta en este caso con el consentimiento de la cúpula directiva del sindicato mayoritario de los controladores aéreos.

      Me gusta

      Publicado por spicaweb | 5 enero 2017, 23:37
      • Dejé aquí ayer mi respuesta, y seguramente que algo hice mal, pues no aparece y se ha debido diluir en el éter, o quién sabe so ha llegado a algún otro lugar. Era agradeciendo la intervención en respuesta y aclaración a mi segundo comentario. Por eso no quiero pasar de la cuestión y dejarla tal cual.

        Desde el primer momento fui de los pocos que nos dejamos la piel en las redes, sobre todo en Aviación Digital, peleando como leones, con la palabra, en defensa a ultranza del colectivo, cuando los elementos de juicio eran muy escasos. En estos años, ya seis, ¡Dios mío, cómo se puede soportar esa tortura mental sin sucumbir!, las cosas se fueron aclarando y los jueces de mil lugares diferentes coincidieron en no apreciar nada imputable a Control, y sí más bien a AENA.

        Que ahora se me diga que un sindicato, o su cúpula, está en connivencia con ENAIRE para la estrategia de manejo del colectivo y la profesión, siendo tremendo no me va a hacer quemar a lo bonzo. Uno ha visto ya demasiadas cosas en la vida, y ha sufrido tantas traiciones, que no se sorprende de nada. El gran triunfo de la empresa es precisamente hacerse con el sindicato primando a los dirigentes con muchos privilegios, y sobre todo y para más tranquilidad, consintiendo que “en frecuencia, ni por equivocación”. Si es como decís, a menos que surja un milagro, estaréis esclavizados para siempre.

        Me gusta

        Publicado por Rafael Hervías Garrido | 6 enero 2017, 19:43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Radio Spica - Programa 12 - Guerra psicológica

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
spicaweb en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro alonso en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: