Cierre patronal 3D, Controladores aéreos, Destacados, Medios de manipulación, Privatización Aena, Seguridad, Sociolaboral

Ancianos destrozados física y mentalmente controlando aviones en España

Controlador aéreo viejoPor C: controlador aéreo

 
Enaire acaba de denegar la Reserva Activa a controladores aéreos que ya han cumplido 57 años de edad. Esto significa que tendrán que trabajar por lo menos hasta los 62 años, y a los 62 años vuelve a ser potestad de la empresa concederla (recalco que es potestad de la empresa concederla).
– En todos los países del mundo los controladores se jubilan a mediados de la cincuentena.
– No sólo lo hacen a esa edad, sino que lo hacen en mejores condiciones que la Reserva Activa que ahora existe en España (sólo si la empresa quiere).
– Prolongar la edad de jubilación es un atentado contra la salud de los controladores aéreos.
– Prolongar la edad de jubilación es un atentado contra la seguridad aérea.
– Prolongar la edad de jubilación es un atentado contra la calidad del servicio.

 

 
Recomiendo encarecidamente la lectura del artículo: “La jubilación anticipada de los controladores aéreos, una necesidad más que un derecho”, de mi compañero “Controlator”.
La jubilación anticipada de los controladores aéreos, una necesidad más que un derecho.

 
Los controladores aéreos acabamos de regalar a esta empresa que tanto nos quiere ni más ni menos que dos años de prórroga del Pimentelazo (alias 2º Convenio) que la empresa, por supuesto, incumple sistemáticamente. Y, como venimos denunciando reiteradamente en este blog, la empresa lo hace porque sabe que los jueces (salvo pocas excepciones) son basura cómplice de la destrucción laboral y humana de los controladores aéreos, así que estamos totalmente indefensos. A reclamar al maestro armero.

 
¿Cómo nos corresponde la empresa al inexplicable regalo promovido por la banda de usca y votado favorablemente por la enorme masa acrítica y descerebrada que son sus afiliados? Quitándonos la patética jubilación anticipada de la que “gozábamos” tras la eliminación de la verdadera jubilación anticipada que teníamos no sólo en el 1er Convenio Colectivo, sino en contrato.

 
Y ya es la enésima vez que le damos a la empresa lo que quiere y necesita, y la empresa nos corresponde girando la rueda del potro de tortura un poco más para que crujamos y gritemos de dolor. Por supuesto la culpa ya no es de la banda de usca, sino de los controladores, porque la primera vez que te lo hacen puedes pecar de ingenuo, la segunda vez puedes seguir pecando de ingenuo, pero la enésima la culpa es tuya y sólo tuya.

 
Antes o después ocurrirá un accidente, sólo falta saber cuándo. Y ocurrirá porque cuando juegas con fuego al final te quemas. A los psicópatas del gobierno (de los gobiernos) y de la empresa les importa un bledo si hay un accidente y estas son las razones:
– Mientras no vayan ellos en los aviones los demás no les importan.
– Su prioridad es destruir a los controladores aéreos para privatizar y aplacar su resentimiento y envidia hacia nosotros.
– Su prioridad es destruir a los controladores aéreos, no velar por la seguridad aérea.
– Su prioridad es destruir a los controladores aéreos, no velar por que haya un buen servicio.
– Saben que la comisión de investigación está atada y bien atada (con la mafia de los ingenieros) y que si hay un accidente no dictaminará en contra de políticos o gestores.
– Saben que la AESA está atada y bien atada. No es más que un órgano burocrático al servicio de los políticos y los gestores, nacido para aparentar que se hace algo por la seguridad aérea en España.
– Si hay un accidente los jueces no investigarán y exculparán a los verdaderos responsables, echándole la culpa a los pilotos muertos, a los controladores aéreos o a los técnicos de mantenimiento.
– Si hay un accidente simplemente quedará un pago mísero a las víctimas, de una compañía de seguros que terminará por pagar mucho menos de lo que debiera (el caso del Spanair de Barajas de 2008).
– Los medios de comunicación ni informarán correctamente de los hechos, ni investigarán lo realmente sucedido y colaborarán con el podrido sistema desviando la atención hacia cualquier otra cuestión irrelevante.

 
Y, por último, la situación psicológica del colectivo de controladores aéreos de España es espantosa. Hay aproximadamente un 70% con Síndrome de Estrés Postraumático tras el asesinato social y laboral de estos últimos años (situación que minimiza convenientemente la banda de usca para que no seamos conscientes ni los propios controladores). Hay muchos controladores aéreos perseguidos por la “justicia”, imputados políticamente como último movimiento del estado para cerrar a su favor el autogolpe de estado de 2010. Es una situación insostenible para unas personas cuya profesión es velar por la seguridad aérea.

 
Habrá un accidente sin duda, lo que no sé es cuándo.

 

 

Enlace relacionado:

La jubilación anticipada de los controladores aéreos, una necesidad más que un derecho.

Comentarios

4 comentarios en “Ancianos destrozados física y mentalmente controlando aviones en España

  1. Desde el recuerdo entrañable y la nostalgia, un abrazo a todos sin excepción, hasta para alguno que pudiera antaño o ahora no haber estado o estar de acuerdo con mis opiniones. No había comentado las dos entradas inmediatas anteriores esperando que alguien saliera a la palestra. Lo hago en esta, y resumo en pocas palabras.
    Es muy triste para mí comprobar que después de sólo cuatro años de ignominia con la profesión y el colectivo, parece que ya no interesa a nadie, ni siquiera a las propias víctimas de semejante atropello y felonía, y me siento como ya fuera de lugar luchando contra molinos de viento. Yo sé que ni yo ni nadie a nivel individual puede deshacer el entuerto ni hacer el milagro de convertir esos molinos en gigantes de carne y hueso, en polifemos a los que poder embriagar y después cegar su único ojo con una tea ardiendo.
    Mi posición y opinión, desde el primer momento e invariable hasta la fecha, en cuanto a todo lo ocurrido es bien sabida en estos y en otros foros. No la voy a repetir ahora. Sólo me embarga el dolor y la decepción por lo que digo más arriba, que a nadie parece interesar esto ya. Yo no he pretendido nunca sugerir a nadie lo que a mi parecer tendría que hacer, y menos lo hago ahora. Pero yo creía que esta era la tierra de Don quijote y de la legión de soñadores y valientes que a lo largo de siglos de historia gloriosa conformaron España y el carácter y los valores de sus habitantes. Quizás yo esté anclado en esa historia, trasnochado, y ahora las cosas sean al revés; o ea, que priva el triunfo del mal sobre el bien y no como en mi tiempo no tan lejano.
    En cuanto a la última entrada, ésta que utilizo para mi comentario, sí tengo que decir, y con ello dar la razón al autor del artículo, que en efecto, todo el esfuerzo que se exija por la fuerza a alguien, es baldío porque se basa en la imposición y no en la convicción. Don Miguel de Unamuno dijo en un acto en la Universidad de Salamanca, censurando los métodos de alguien, que “vencer no es convencer”, y en el caso que nos ocupa sobre la edad en Control, puede además, ser catastrófico.
    Y dicho esto, también quiero recordar que yo fui uno de los muy pocos que, de manera absolutamente voluntaria y cumpliendo escrupulosamente con los requisitos legales del momento, estuve controlando hasta el último segundo antes de cumplir los sesenta y cinco años, que era la edad de jubilación forzosa según convenio. Que yo, cuando a primeros del año 2006 recibí por escrito la notificación oficial de que sería jubilado en su momento en el mes de Agosto, solicité continuar en servicio activo al menos durante dos años más (por cierto, volví a pasar favorablemente el CIMA en Julio), pero me fue agradecido el gesto y denegada la petición precisamente en base a lo establecido al respecto en el convenio vigente, en el que unos representantes sindicales habían pactado esa edad forzosa, sin dejar una puerta abierta a la posible elección de cada cual, siendo esto y todo lo demás, ratificado por la asamblea nacional. O sea, consciente o inconscientemente, se había cercenado el derecho petición de las personas a partir de una edad de jubilación mínima, que por otra parte, era la general en España.
    Puedo decir, y a las pruebas me remito si alguien quiere desenterrarlas, que en ningún momento tuve yo, a partir de los cincuenta y cinco (limite entonces en principio de la edad operativa), la sensación de ser “un anciano” en el sentido peiorativo (ni positivo) del vocablo. Pasaba mi CIMA cada seis meses sin problemas, y estaba física y psíquicamente en condiciones óptimas, y hasta bastante mejores que algunos con veinte o treinta años menos. Y además, era obligación, supongo, del servicio de supervisión, vigilar con especial cariño a esos mayores que seguíamos en frecuencia, a petición propia y por concesión graciosa del stablishment, que en cualquier momento y ante la más mínima inseguridad, podía retirarnos, y que en ningún caso sucedió.
    Yo sabía y sé que esto fue una opción libre y personal mía, amparada por la legislación vigente, y por lo tanto no hay que buscar los tres pies al gato. Pero por si alguien siente la curiosidad de saber por qué elegí esa opción, con mucho gusto lo digo aquí si bien era de dominio público entonces entre los compañeros y la empresa.
    Por una razón muy simple, y creo que no criticable. A lo largo de toda mi vida laboral lo que me gustó hacer, y modestia aparte, hacerlo lo mejor posible dentro de cada circunstancia, fue controlar. Nunca me interesaron otros puestos ni jefaturas de ningún tipo, que con todos los respetos y méritos, me parecieron de poco interés para mi autoestima y mi autorealización. Yo era, y sigo siendo, persona de acción, de vivir en un reto diario y ser capaz de afrontarlo con éxito y sin aspavientos. Y, ya digo, en el único puesto que lo encontraba era en una consola de control.
    De modo que, en un entorno en el que alguno había hecho del trepe, mayormente sin más mérito que el pánico al toro (había muchas honrosas excepciones también, y por Dios que nadie se moleste), su auténtica vocación, para mí controlar era mi hobby favorito, era como una especie de sacerdocio, y dormir sin pesadillas todas las noches, y sobre todo, sin el placer malsano de haber “tomado decisiones” que pudieran haber perjudicado a alguien, incluído algún compañero del alma.
    Y esta es la historia de mi vida en Control, donde para mí, llegar alto sólo significó autorizar a las aeronaves a niveles de hasta 460, o superior a veces.

    Me gusta

    Publicado por HV | 9 diciembre 2014, 15:26
  2. Bueno, lo que me temía. Me he quedado solo y tal vez convertido en una estatua de sal en el desierto; y atrás quedaron Sodoma y Gomorra ardiendo. ¡Qué pena!. Que cada uno, a nivel familiar e íntimo, tengáis toda la felicidad posible en estas Navidades. Porque ya nunca, nada volverá a ser lo que fue en las salas de Control.

    Me gusta

    Publicado por HV | 12 diciembre 2014, 22:37
    • Hola HV, soy C. La gente es muy vaga y no se anima a poner comentarios, pero son muchas las personas que me comentan personalmente el contenido de los artículos. Te aseguro que lo que se escribe en este modesto blog tiene bastante más repercusión de lo que parece. Te agradezco que siempre comentes los artículos y te animo a que sigas haciéndolo si ese es tu deseo. Gracias

      Me gusta

      Publicado por spicaweb | 13 diciembre 2014, 10:53
  3. Bueno, gracias. Porque ya me había hundido en la miseria. Está muy bien que la gente comente verbalmente, pero de lo que no se escribe sólo se enteran los dos interlocutores. Y la canallada que hicieron con todos nosotros es como para que no cesaran de correr ríos de tinta para que nadie se pierda detalle. Ellos no escatimaron medios de comunicación y publicidad para hundirnos moral y materialmente; por eso les fue tan fácil. Si nosotros permanecemos callados y como no dándonos por aludidos, el público puede pensar que, como mínimo, algo tendremos que ocultar. Aquello fue una guerra de desinformación, y nosotros tendríamos que no haber parado la guerra de información. Un abrazo.

    Me gusta

    Publicado por HV | 14 diciembre 2014, 15:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Radio Spica - Programa 12 - Guerra psicológica

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
spicaweb en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro alonso en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: