Cierre patronal 3D, Controladores aéreos, Destacados, Jurídico, Sociolaboral

La “arrastrada” toga de Conde Pumpido

Por C: controlador aéreo (comentario después del artículo)

La “arrastrada” toga de Conde Pumpido

Ramiro Grau Morancho

Del libro: EL MI(NI)STERIO FISCAL

Editorial Círculo Rojo

            La publicación de documentos secretos de USA por el portal de noticias de Internet, Wikileaks,  demuestra claramente lo que muchos sospechábamos, que Conde Pumpido había sido puesto a la cabeza de la Fiscalía del Estado para que sirviese al PSOE, y a su política, tanto interior como exterior. La interior caracterizada por la persecución judicial a los miembros del PP, y la exterior por la sumisión a los intereses de USA, por encima de los de España o de los españoles.

            Este caballero procede de una familia de raigambre en el mundo jurídico, de derechas de toda la vida, pero el “niño”, como otros muchos juristas que conozco, se ha inclinado a babor, como forma de hacerse perdonar sus antecedentes familiares, o tal vez para “matar al padre”, que dicen los psiquiatras, es decir, hacer justo lo contrario de lo que ha mamado desde niño y ha vivido en su casa.

            Conde Pumpido ha venido actuando en estos años como un lacayo del PSOE, de una forma totalmente sectaria partidista. Su famosa frase de que “había que arrastrar las togas por el polvo del camino” realmente ha sido cierta; ha puesto la toga fiscal a los pies del político de turno, cual alfombra del poder.

            Se ensañó persiguiendo a don Francisco Camps, mientras miraba para otro lado en el escándalo de los expedientes de regulación de empleo de Andalucía, en el “caso Faisán”, en el enriquecimiento a todas luces injustificable del señor Bono, y en tanto y tanto s otros asuntos que podían perjudicar al PSOE. La Fiscalía a sus órdenes –y nunca mejor dicho- actuó como abogados de la acusación particular contra el PP, y abogados defensores del PSOE… Fiscales acreditados, de la primera categoría de la carrera, decían en privado que les producía vergüenza ajena las actuaciones –o la falta de ellas, según la conveniencia política- de la Fiscalía, siguiendo siempre las “instrucciones” de Conde Pumpido, que no tiene nada de cándido, sino más bien de taimado.

            De puertas adentro la fiscalía ha actuado como un sargento cuartelero, con un total autoritarismo y de forma demagógica, tomando medidas y dictando circulares e instrucciones totalmente irrealizables, dada la falta de medios de la institución, pero que quedaban muy bien de cara a la opinión pública.

            Recuerdo una de sus primeras instrucciones, en la que nos amenazaba con expedientes disciplinarios si seguíamos haciendo informes manuscritos…, dada la tradicional falta de ordenadores en la Fiscalía, y la ausencia de conocimientos informáticos –que nadie nos pidió- para acceder a la carrera fiscal, como titulares o sustitutos.

            Y promoviendo una política de nombramientos no por mérito y capacidad profesional, sino por proximidad ideológica y personal. Dejando totalmente marginadas a personas muy valiosas pero que habían tenido la osadía de llevarle la contraria u opinar de forma distinta a la suya. Es el caso de don Eduardo Torres-Dulce, por ejemplo.

            Su asistencia al Consejo de Ministros, con voz pero sin voto, suponemos, n calidad de asesor jurídico del gobierno, al igual que el Abogado General del Estado –quien sí estaba cumpliendo sus obligaciones profesionales-, fue la gota que colmó el vaso del Consejo Fiscal, sumiso donde los haya, para atreverse a quejarse de dicha presencia, que pone de relieve la total dependencia de la Institución, o al menos de su cabeza, del gobierno de turno. Y ello en abierta contradicción con el art. 124.1, de la Constitución, que establece: “El Ministerio Fiscal… tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley…, así como velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social”. Por mucho que el Estatuto Orgánico permita en su art. 9.2, que “En casos excepcionales podrá ser llamado a informar ante el Consejo de Ministros”. A informar, no a asesorar al Gobierno, que no es lo mismo…

            En qué quedamos, ¿Conde Pumpido está al servicio de los derechos de los ciudadanos o a las órdenes de quien ha propuesto su nombramiento al Rey? Es decir, el gobierno del PSOE. La conclusión es obvia, y no necesita más comentarios. No sólo eso, sino que se ensucia –y empaña el prestigio de la institución- convirtiéndose en abogado del gobierno, o más bien el perro de presa del PSOE, para atemorizar a los controladores.

            La ley 50/1997, del gobierno, establece en su artículo 5.2, que “a las reuniones del Consejo de Ministros podrán asistir los secretarios de estado cuando sean convocados”. ¿Se ha asimilado al señor Conde Pumpido a secretario de estado? ¿Y tendrá obligación legal de mantener el secreto de sal sesiones, cuando el número 3 el citado artículo dice que “Las deliberaciones del Consejo de Ministros serán secretas”…? Terribles interrogantes para un aprendiz de jurista, como el que suscribe. Aunque tal vez la presencia de Conde Pumpido pueda tener su acomodo legal en el artículo 4.2: “…Además de los Ministros titulares de un Departamento, podrán existir Ministros sin cartera, a los que se les atribuirá la responsabilidad de determinadas funciones gubernamentales”. Tal vez el PRI-PSOE considere que la Fiscalía General del Estado es una función gubernamental, concreta y determinada…

            En fin, castillos más grandes han caído, y su buen nombre profesional como Magistrado del Tribunal Supremo se ha cubierto de “polvo del camino” –por no decir de otra cosa- tras su paso por la Fiscalía General del Estado. Sic transit gloria mundi…

La Gaceta, 18 de diciembre de 2011.

Comentario de C: controlador aéreo

            Me pregunto si el autor del artículo (Ramiro Grau Morancho) escribiría hoy el mismo artículo. Me refiero a si lo escribiría en los mismos términos. No lo sé, yo no estoy dentro de su cabeza. En todo caso me gustaría comentar algunas cosas.

            La mención a Torres-Dulce ha quedado desfasada, es el sucesor de Conde Pumpido. Para quien todavía no se haya dado cuenta a estas alturas explicaré algo, aunque si a estas alturas no se ha dado cuenta… ES QUE NO QUIERE DARSE CUENTA. El chiringuito político/social lo tienen montado de tal modo que todo político, juez, periodista, fiscal, empresario, catedrático, investigador, etc. que haya prestado servicios relevantes al SISTEMA y que mantenga la boca cerrada, será premiado y gozará durante toda su vida de lujo y privilegios. Da igual el partido (esta palabra viene de “partir”) al que sirva. Un ejemplo: la mayor parte de la fraudulenta deuda de Aena, creada deliberadamente durante años de obras faraónicas en aeropuertos, está contraída con el Banco Europeo de Inversiones. Cuando Magdalena Álvarez, quien durante años estuvo de Ministra de Fomento creando deuda a espuertas, abandonó el Ministerio, fue de vicepresidenta ¿a dónde?… al Banco Europeo de Inversiones.

            Lo anterior es un simple ejemplo. Son cientos, por no decir miles, los casos de políticos (y jueces, periodistas, fiscales, empresarios, catedráticos, investigadores, etc.) que después de los servicios prestados, son contratados por una empresa, o una fundación, o un organismo oficial como consejero, etc., mientras cobran un pensión oficial, cosa que no tenemos la chusma. O bien se les permite escribir un libro delirante de autobombo que luego es publicado por una editorial que les paga una auténtica millonada, sin ser posible demostrar que las ventas de la cosa justifiquen el sueldo millonario. Pero a esas editoriales nunca les falta la pasta para estos casos concretos.

            El “pobrecito” Torres Dulce ahora es Fiscal General del Estado. Conde Pumpido no sé dónde anda ni me importa. El caso es que unos y otros se reparten el poder nominal (que no el real) durante cierto tiempo y luego pasan a “mejor vida” en empresas, fundaciones, organismos, etc.

            La referencia que el artículo hace a los controladores aéreos es bastante incompleta para quien no sepa de qué va. El día 4 de diciembre de 2010, Cándido Conde Pumpido (uno de los fundadores de “Jueces para la democracia”, asociación izquierdista, o sea, parcial) estuvo presente en el Consejo de Ministros que se celebraba después de que su gobierno hubiera cerrado el espacio aéreo español dando un Golpe de Estado contra la nación española. Esa presencia era ilegal pero no fue óbice para que ese mismo individuo abriera diligencias contra los controladores y nos amenazara con 8 años de cárcel.

Para más información al respecto ver:

Estado de alarma. El cierre del espacio aéreo español y los controladores aéreos

            Después de más de tres años de estar imputado me dan arcadas cada vez que pienso, veo, siento, sufro o percibo algo de eso que llaman “administración de justicia”. Posiblemente sea la administración más podrida que exista, desde la cabeza hasta los pies, y mira que es difícil hacer un hit parade de podredumbre en el SISTEMA que sufrimos.

            Y para terminar, antes he hecho una breve referencia al poder real y al nominal. ¿Habéis visto alguna vez a un rico en la cárcel? Por supuesto que sí. De vez en cuando meten a algún pringadillo que les sirve para “demostrar” que la “justicia es igual para todos”. ¿Habéis visto a algún político de alto rango en la cárcel? Por supuesto que sí, aunque muy pocos, pero es el mismo teatro y en seguida sale a la calle. ¿Habéis visto a algún banquero en la cárcel? Por supuesto que sí: estando en funciones el gobierno golpista del PSOE en noviembre de 2011, Alfredo Saénz, Consejero Delegado del Banco Santander, y un abogado y un ex-directivo de Banesto, estaban en la cárcel. Poco antes de irse los “socialistas y obreros” indultaron es esos individuos. Pepiño (alias José Blanco) era portavoz del gobierno y dijo que el asunto (el indulto) “se había tratado” y no dio ni argumentos ni explicaciones de por qué lo habían hecho.

            Aunque me repugne me voy a meter en el insignificante cerebro del susodicho y voy a poner con mis palabras lo que él tendría que haber dicho si supiera lo que significa el concepto de verdad: “nosotros, los que nos llamamos ‘socialistas y obreros’ de cara a la galería para engañar a una muchedumbre de chusma descerebrada que se cree que ser de izquierdas mola, estamos al servicio de la banca y la finanza nacional e internacional tanto como los otros, los del PP. Así que siguiendo órdenes del poder real -nosotros sólo tenemos una apariencia de poder de cara a la galería- hemos hecho el teatro de que los banqueros también van a la cárcel para engañar a la estúpida población, pero esos ‘cabeza de turco’ son sólo temporales y hay que sacarlos pronto de la cárcel, aunque en la cárcel hayan tenido todo tipo de lujos y comodidades a su alcance. Por tanto hoy los indultamos porque pertenecen a la camarilla que manda de verdad y nosotros estamos incondicionalmente a su servicio”.

            El hecho es que Alfredo Sáenz volvió al Banco Santander y en abril de 2013 renunció a su puesto de Consejero Delegado. Fue premiado con una indemnización de 88,1 millones de euros.

            Sobran más comentarios.

Comentarios

3 comentarios en “La “arrastrada” toga de Conde Pumpido

  1. Vergonzoso. Como me gustaría ver en la cárcel a todos esos jueces y fiscales corruptos.

    Me gusta

    Publicado por Hombre Libre | 19 marzo 2014, 16:10
    • No por recurrente en todos los órdenes, deja de ser nauseabundo todo esto. Aún hoy recuerdo, y nunca olvidaré mientras viva aquel Diciembre de 2010 cuando escuchando la radio (con indicativo “Nacional de España”) tuve que oir a un entrevistador lacayo, todo emocionado y destilando odio por todos sus poros, preguntando al entonces fiscal general del Estado por las penas que caerían sobre los Controladores, y aquel gurú respondiendo que hasta ocho años de prisión por un delito de sedición. Me preguntaba con rabia e impotencia indescriptibles si ese dúo sabría lo que es sedición, y si estaban tan ciegos o eran de verdad tan perversos como para montar ese numerito en un medio de difusión sin tener en cuenta, y menos aún mencionar, el sagrado derecho constitucional de toda persona a la presunción de inocencia. Nada menos que el Fiscal General del Estado estaba ya adelantando una sentencia, sin instrucción de causa, juicio ni derecho a defensa de los hipotéticos reos. Desearles a ellos, y a todos los que urdieron, planificaron y ejecutaron aquel crimen moral de lesa humanidad y contra el derecho de gentes, no deja de ser un ejercicio de imaginación. Yo me conformaría con tenerlos a todos delante en una gran sala, porque son muchos y se necesitaría un gran espacio, ponerlos firmes en fila lateral e ir mirando a los ojos uno a uno y que tuvieran que responder a la más simple de las preguntas: “¿Por qué?”
      Y me gustaría saber a estas alturas cómo se les va quedando el cuerpo, porque alma no tienen, a medida que se van archivando las causas y va quedando diáfano quiénes fueron los únicos culpables de la mayor canallada contra un colectivo de profesionales trabajadores y contra toda la sociedad, estafada y manipulada, que se ha conocido en España desde los tiempos anteriores a la desgraciada Guerra Civil hace ya tantísimos años. Porque a medida que transcurrían aquellas horas terribles de los días tres y cuatro de aquel infausto Diciembre, y contemplaba el tremendo espectáculo de usuarios y pasajeros secuestrados en los aeropuertos, me daba cuenta y temblaba por ello, de que lo que de verdad deseaban y esperaban aquellos esbirros sin escrúpulos, era que hubiese alguna desgracia irreparable, léase muerto o muertos, no sé si para tranquilizar sus ·conciencias” o sólo para redondear la faena y dar puntilla a quienes ellos tenían tanto interés en señalar como responsables de aquel caos y atentado.
      Y me pregunto ahora si, una vez desenmascarados, con nombres y apellidos, además del cargo político o empresarial que ostentaban, alguien, por ejemplo otro Fiscal General del Estado, pondrá tanto interés en sentarlos en un banquillo, que no en un banco, con el mismo celo profesional (o saña) que aquel otro puso por que a nosotros se nos linchara sin darnos cuartel, antes de preguntar quién ha sido. Y ahora, quién y cómo repara el daño profesional, personal y familiar infringido gratuitamente a tantas personas y familias. Ya ni siquiera la venganza, que no cabe en corazones nobles, serviría de consuelo. Yo les obligaría, por Ley, a organizar y llevar a cabo una gigantesca campaña, igual que aquella, de información en el sentido contrario que la hicieron, a pedir perdón a la nación por aquella monumental estafa, pagar mancomunadamente todos los daños a los usuarios y pasajero, pues al fin de cuentas es lo que querían que nos cargasen a nosotros, y que fueran inhabilitados de por vida para cualquier cargo o responsabilidad pública. Porque si no es así, muy pronto vamos a ver a alguien que todos tenemos la desgracia de conocer, exonerado, y de facto absuelto, de algún pecado mortal, “representándonos” por ahí fuera, para más I.N.R.I.
      Fuerte abrazo, amigos del alma, desde el recuerdo y la nostalgia de tiempos felices.

      Me gusta

      Publicado por HV | 19 marzo 2014, 23:55
  2. Desde esta soledad y lejanía en el tiempo, tengo la triste de percepción de que el drama de Control ya está olvidado y no interesa a nadie, ni siquiera a los antiguos compañeros. Aquí, salvo alguna honrosa excepción, nadie sale opinando sobre las magníficas y valientes publicaciones de “C”, ni sobre nada. Yo, al igual que cualquier Controlador jubilado, obviamente no tengo ningún interés personal que defender, si nos referimos a intereses profesionales o económicos. Pero sí me siento y me sentiré siempre obligado, mientras me quede lucidez, a defender a muerte el honor y el buen nombre del colectivo al que tuve el privilegio de pertenecer y por el que siempre tuve mi vida en oferta, al igual que por la dignidad y prestigio de la profesión. Tuve a gala y a sano y legítimo orgullo ser Controlador y haber aportado lo mejor de mí siempre pensando en los compañeros y en los usuarios y beneficiarios de nuestro trabajo. Lo que no puedo comprender es cómo el colectivo puede haber asumido el hecho de que uno de sus componentes permanezca injustamente despedido, máxime cuando el hecho que protagonizó fue en defensa de la dignidad profesional de todos y por cumplir con la legislación vigente en aquel momento.
    En fin, un abrazo con toda la amargura que me producen estas observaciones.

    Me gusta

    Publicado por HV | 22 marzo 2014, 21:09

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en PANEM ET CIRCENSES
spicaweb en PANEM ET CIRCENSES
Rafael Hervías Garri… en PANEM ET CIRCENSES
Rafael Hervías Garri… en SOY CONTROLADOR, SOY INOC…
spicaweb en SOY CONTROLADOR, SOY INOC…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: