Controladores aéreos, Destacados, Jurídico, Sociolaboral

El burofax

Por C: controlador aéreo

Carlos es controlador aéreo y trabaja en el Centro de Control de Madrid. Hoy ha mirado la agenda donde apunta sus turnos de trabajo y ha visto que mañana y pasado mañana tiene dos días libres, así que decide dar una sorpresa a su chica y salir un par de días fuera de Madrid para despejarse. Hace una reserva de hotel y no le dice nada a su chica para que sea eso, una sorpresa. Al día siguiente se levanta temprano y le dice lo del viaje y el hotel a su chica, todo pinta de maravilla. Agarran el coche y se van los dos con la intención de no pensar en los problemas de Carlos. Últimamente su relación se ha resentido, ambos están irritables, cansados y desanimados, la situación de Carlos en el trabajo es lamentable y eso afecta, y mucho, a su relación de pareja. Más de dos años de acoso laboral, social, mediático y judicial hacen mella incluso en el ser más resistente que pueda haber. La preocupación por el futuro es más que justificada y Carlos se enfrenta a una imputación penal que puede tener consecuencias gravísimas, y además a un expediente de la AESA y a un expediente laboral que pende sobre su cabeza cual espada de Damocles. Además Carlos está muy cansado habitualmente, tiene muchísimos más turnos que cualquier controlador del mundo civilizado y eso hace que cada día le cueste más hacer un esfuerzo para realizar actividades.

El primer día de las mini vacaciones va de maravilla, están lejos de Madrid, han escogido un lugar precioso y la desconexión con la mierda a la que se enfrentan día a día es total.

Al día siguiente poco antes de las 8 de la mañana suena el móvil de Carlos. Cuando va a mirar quién es con la intención de no contestar, ve con sorpresa que es el número del trabajo, es demasiado pronto para que un compañero le pida algún cambio. Contesta la llamada y se trata del Jefe de Sala. La conversación que mantienen es la siguiente:

Carlos: Diga

J de S: Hola Carlos soy X.

Carlos: Hola X, dime.

J de S: Sí Carlos, son casi las 8 y no estás aquí.

Carlos: (después de unos segundos sin reaccionar) pe, pero… si no tengo servicio hoy, tengo el día libre.

J de S: No, aquí figuras en la lista de servicios de Mañana y en la hoja de firmas.

Carlos: No me lo puedo creer, si miré la agenda y vi que tenía hoy el día libre.

J de S: Pues no, es posible que hayas hecho un cambio de servicio o hayas mirado mal la agenda.

Carlos: Déjame que lo compruebe de nuevo.

Carlos mira su agenda y efectivamente ve que no tiene ningún servicio apuntado.

Carlos: Pues te confirmo que no tengo apuntado ningún servicio hoy.

J de S: Pues Carlos, lo siento pero aquí figuras en la lista, tienes que venir.

Carlos: Pues no puedo ir, estoy a 400 Kms, de Madrid y no llegaría al servicio de ningún modo aunque saliera ahora mismo.

J de S: De acuerdo, apunto que faltas y llamo a un imaginaria. Lo siento, ponte en contacto con Recursos Humanos lo antes posible. Saludos

Carlos: Vale, pues lo siento, no sé qué ha pasado, ya lo aclararé con Recursos Humanos. Hasta luego.

A Carlos se le ha fastidiado el viaje que iba tan bien. Ahora está preocupado, no sabe lo que ha pasado ni las consecuencias que puede acarrear. Carlos y su chica se vuelven antes de tiempo, no pueden apurar el día entero, no están de buen ánimo.

Lo que le pasó a Carlos fue algo tan simple como que no apuntó bien en su agenda el turno que tenía ese día. Había apuntado el servicio de Mañana de ese día en la siguiente casilla, en la del día posterior, así que pensaba que tenía el día libre. Es un error humano bastante fácil de cometer, no hay ninguna maldad (ni huelga encubierta).

El resultado de este “imperdonable” error humano de Carlos es el siguiente: la empresa Aena le envía un escrito ateniéndose al Régimen Disciplinario establecido en el segundo Convenio Colectivo (alias “pimentelazo”) informándole de que le sanciona con dos días de empleo y sueldo, el máximo previsto en el “pimentelazo” para las faltas leves.

En realidad su servicio se había cubierto con un imaginaria, así que la sanción era innecesaria, además era la primera vez que le pasaba. Carlos podría haber hablado con el compañero de imaginaria que le cubrió el servicio y haberlo arreglado entre ellos sin mayores problemas. Pero Aena aprovecha cualquier resquicio para hacer la vida imposible de los “privilegiados” controladores.

Hoy ya han pasado 15 días del “imperdonable” error del privilegiado Carlos. Está en casa y llaman a la puerta. Carlos abre y se trata del cartero que le entrega un burofax de la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea). Inmediatamente lo abre y lee con estupor lo siguiente:

“aplicando el artículo 48bis.1.6. de la Ley 1/2011que modificaba la Ley de Seguridad Aérea 21/2003, usted ha cometido una infracción administrativa muy grave y será sancionado con una multa de entre 90.001 y 225.000 euros, según el artículo 55 c) de dicha ley, por faltar un día al trabajo” (*Nota: ver abajo los artículos mencionados).

Y en el siguiente párrafo: “aplicando además el párrafo 2 del mencionado artículo 48bis, pierde usted definitivamente su licencia de control de tránsito aéreo”.

*Artículos mencionados anteriormente:

Ley 1/2011 de 4 de marzo:

«Artículo 48 bis. Infracciones en relación con control del tránsito aéreo.

1. Constituyen infracciones administrativas muy graves en relación con el control del tránsito aéreo las siguientes conductas realizadas por los controladores de tránsito aéreo:

6.ª La falta de asistencia injustificada al puesto de trabajo, el abandono del mismo sin autorización del proveedor de servicios de tránsito aéreo, así como la no atención injustificada al servicio de imaginaria que tenga programado cuando fuera convocado por dicho proveedor.

2. Además de las sanciones y las medidas indemnizatorias que correspondan conforme a lo señalado en los artículos 55 y 57, las infracciones previstas en el apartado anterior (el 1) llevarán aparejada en todo caso la sanción accesoria de pérdida definitiva de la licencia de control de tránsito aéreo de que sea titular el responsable de la infracción.

Ley 21/2003 de 7 de julio:

CAPÍTULO II

De las sanciones y otras medidas

Artículo 55. Sanciones.

1. Las infracciones establecidas en el capítulo I de este título serán sancionadas del modo siguiente:

a) Las infracciones leves con apercibimiento o multa de 60 hasta 45.000 euros.

b) Las infracciones graves con multa de 45.001 a 90.000 euros.

c) Las infracciones muy graves con multa de 90.001a 225.000 euros.

Entrada relacionada:

Radio Spica – Programa 8 – En primera persona

Comentarios

7 comentarios en “El burofax

  1. Esta mierda,que no se hubiera aplicado ni en la ex Unión Soviética,la hemos firmado nosotros.Recuerdo palabras de nuestros representantes sindicales como estas:.
    ¿Esto es un marco legal?.Esto no es un marco legal,esto es una mierda.
    Camilo eres mi amigo,pero he de decirte que aun se me revuelven las tripas cuando me viene a la mente aquella foto en la que apareces dando la mano a Lema y a Pimentel.Espero que lo entiendas.

    Me gusta

    Publicado por El viejo inutil | 21 abril 2012, 9:36
  2. En mi comentario anterior ha habido un fallo.Yo decía:
    Recuerdo palabras de nuestros representantes sindicales como estas:Ya era hora que tuviéramos un marco legal.
    Esto no es un marco legal ni nada parecido.
    Este laudo es una PUTA MIERDA,pero creo que muchos compañeros aun no se han dado cuenta.

    Me gusta

    Publicado por El viejo inutil | 21 abril 2012, 13:59
    • Rafa, eres un fenómeno y te apreciamos todos. Es lógico que estés desesperado, frustrado, cabreado e indignado. La puta mierda del pimentelazo nos ha terminado de hundir en la miseria. Lo que cuento en el artículo todavía no ha sucedido, pero lo que SÍ HA SUCEDIDO es que estamos más de 400 controladores de España con el expediente de la Aesa encima de nosotros, con unas imputaciones penales que nos pueden llevar a la cárcel, con una responsabilidad civil que nos puede arruinar toda nuestra vida y todo nuestro futuro, y con un expediente laboral que es el ERE perfecto; y nadie hace nada en este puto colectivo de mierda. Tenemos lo que merecemos.

      Me gusta

      Publicado por spicaweb | 21 abril 2012, 15:30
  3. Reblogged this on Gestcom Blog.

    Me gusta

    Publicado por gestcom | 21 abril 2012, 23:29
  4. Me parece fascismo puro y duro. Se me han puesto los pelos de punta.
    Animo

    Me gusta

    Publicado por Juanma | 8 mayo 2012, 17:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Radio Spica - Programa 12 - Guerra psicológica

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
spicaweb en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro alonso en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: