Controladores aéreos, Destacados, Otros, Sociolaboral

Psicología de la pertenencia a un grupo (y no a otro).

Por C.: Controlador aéreo.

No me gusta el fútbol, así que ahora que está la multitud pendiente de algo absolutamente irrelevante como si le fuera la vida en ello, mientras el mundo verdaderamente relevante a su alrededor se va a la mierda, he comenzado a escribir sobre algo que está relacionado con el fútbol, pero que se aplica a muchos ámbitos.

¿Por qué somos de un equipo de fútbol, o de un partido político, o de un grupo social, o de una corriente musical, o de un sindicato, y no de otro? ¿qué es lo que hace que establezcamos unos fortísimos lazos sentimentales con una determinada opción y aunque esta opción nos traicione manifiesta y repetidamente la sigamos apoyando fanáticamente?.

Creo que la respuesta a estas preguntas es obvia desde el principio: es algo que reside en el subconsciente. El subconsciente constituye entre el 80% y el 90% del total de la actividad del cerebro humano. Está relacionado con las sensaciones, los sentimientos, los sentidos y las emociones. Por el contrario esa otra pequeña parte que es el cerebro consciente es donde reside el pensamiento racional, basado en hechos, en mediciones, en lógica y en reflexión.

Así que considerando los porcentajes que dominan una y otra parte del cerebro, vemos que quien gana el subconsciente de la persona la tiene ganada para su causa. Quien ofrece un alimento más apetitoso para el subconsciente es quien más posibilidades tiene de triunfar.

¿Y cuáles son los mecanismos psicológicos que operan sobre el subconsciente de la persona en cuanto a su pertenencia a una determinada opción?. Paso a enumerarlos dando una breve descripción:

– La categorización. Se trata de dar la impresión de que la pertenencia al grupo, el “soy de este grupo” divide el mundo. Si “soy de este grupo” entonces soy necesariamente enemigo de los otros grupos. Los “otros” quedan estigmatizados y excluidos, e incluso deshumanizados. Hoy que intentar hacer que la autoestima de la persona recaiga en la pertenencia a “mi grupo”.

– El aumentar las diferencias con otros grupos. Se trata de enfatizar las diferencias, reales o ficticias, entre “los míos” y los “de fuera”.

– El aumentar las similitudes entre los miembros de “mi grupo”. Se trata de aumentar las similitudes entre los miembros del grupo para crear una sensación de solidaridad, de cercanía, de apoyo, de compartir.

– El estereotipar. La pertenencia al grupo reduce la necesidad de conocer muchas facetas de la realidad, simplemente con obedecer a nuestro grupo ya le estamos dando sentido a esa realidad. No es necesario pensar más, ya estamos haciendo “lo correcto”.

– Dar una imagen positiva de “nuestro grupo”. Somos altruistas, ecológicos, bondadosos, esforzados, caritativos, etc.

– Dar una imagen negativa de “los otros”. Son irracionales, extraños, cargados de malas intenciones, dignos de ninguna confianza, etc.

Es muy importante que al frente del grupo esté alguien que por el motivo que sea tenga una buena imagen, o al menos no la tenga mala, entonces el resultado mejorará.

En todo esto subyace una característica de los animales gregarios: la necesidad de pertenencia a una comunidad. Necesitamos identificarnos con un grupo, no somos seres individuales aislados del resto del mundo. A nuestro yo individual le da sentido nuestro yo social.

Una cuestión muy importante es saber qué pasa cuando el grupo te traiciona o te falla. Si el fallo o la traición son “pequeños” (nunca hay traición pequeña) o no muy aparentes, no pasa absolutamente nada. El problema es cuando los fallos, las traiciones, los fracasos y el apartamiento de la realidad son enormes y repetitivos. Entonces empieza a funcionar un mecanismo de defensa conocido como disonancia cognitiva. Básicamente consiste en que cuando aparecen dos cuestiones que chocan en el cerebro, éste modifica (se auto engaña) una o las dos para volver a la estabilidad, a la no disonancia, a la “coherencia”. Es decir, si alguien está ligado a un determinado grupo y es palmario y flagrante que le está defraudando grave y repetidamente, entonces manipula la realidad para que cuadre con su pertenencia a ese grupo. Esto hay muchas maneras de hacerlo, por ejemplo negando la realidad, o justificando la actuación del grupo porque de no haber actuado así las consecuencias habrían sido aún peores, o simplemente haciendo como que no existe tal realidad, o minimizando los efectos del mal causado por el grupo, etc. El caso es volver a la situación de equilibrio, de no disonancia entre la pertenencia al grupo y las acciones perjudiciales del grupo.

Hay que reseñar aquí que es mucho más fuerte psicológicamente la pertenencia al grupo que las “mentirijillas” que hay que inventarse para trastocar la realidad. Lo más importante sigue siendo en la gran mayoría de los casos la pertenencia al grupo por encima de las mentiras y distorsiones, o dicho de otro modo, soportamos muchísimo mejor mentirnos a nosotros mismos y a los demás que el no pertenecer al grupo con el que habíamos creado lazos emocionales subconscientes. Tal es así que muchas veces la gente se dirige al suicidio antes que dar el paso de abandonar el grupo que le está perjudicando. Es tan fuerte el lazo que se establece con algunos grupos que se llega a caer al precipicio antes que abandonarlo. Pensemos en ello.

Comentarios

2 comentarios en “Psicología de la pertenencia a un grupo (y no a otro).

  1. Tienes toda la razón,pero yo del Atleti for ever.

    Me gusta

    Publicado por rafael soler baldasano | 11 diciembre 2011, 2:57
  2. Me gusta.

    Me gusta

    Publicado por juan | 14 diciembre 2011, 11:30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Radio Spica - Programa 12 - Guerra psicológica

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
spicaweb en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro alonso en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: