Acoso mediático, Cierre patronal 3D, Controladores aéreos, Medios de manipulación, Otros, Sociolaboral

Así se somete a la población (2). Más técnicas de manipulación social: el acontecimiento diseñado, el desvío de atención, acorralar a la fiera.

Por: Controlator

En la primera entrega de esta serie veíamos la técnica Problema – Reacción – Solución. Ahora veremos otras técnicas que en realidad son variantes de la misma.

Técnica del “Acontecimiento diseñado”.

Esta técnica se puede usar para ganar unas elecciones (un atentado, una oportuna declaración de alto el fuego de terroristas, etc.), o para justificar ir a unas guerras (unos atentados, una amenaza de guerra nuclear o biológica, etc.). También se usa frecuentemente contra colectivos concretos, en ello me centraré. El primer paso es el de predisponer a la sociedad en contra del grupo/objetivo. Se emplean enormes dosis de propaganda en todos los medios de comunicación, tanto de noticias (telediarios, prensa “seria”, etc.) como de entretenimiento (series de televisión, concursos, chistes, películas, etc.). El efecto es crear un problema donde no existía. Por supuesto salen encuestas de opinión y sondeos que dan la razón abrumadoramente a la postura oficial. El segundo paso es utilizar agentes provocadores para generar incidentes provocados por ese colectivo que “den la razón” a la propaganda en su contra. El colofón a la campaña de propaganda y los agentes provocadores es el “acontecimiento diseñado”. Dependiendo de la importancia del objetivo se crea un acontecimiento catártico, impactante y de enorme relevancia que definitivamente dé la razón al gobierno. Lo que se pretende es zanjar de golpe y definitivamente el problema.

Ejemplo:

Supongamos que en Bananalandia el gobierno, que está al servicio de los poderes financieros internacionales, quiere privatizar los aeropuertos y “lowcostizar” a los controladores aéreos; además quiere privatizar las loterías y además está inmerso en luchas políticas internas por la sucesión del jefe actual y además quiere imponer unos recortes sociales impopulares y además tiene un conflicto serio con un país situado al sur de su frontera. Son muchas cosas muy importantes así que se necesita un golpe de gran calado, tiene que afectar a mucha gente y provocar mucho daño. Se manejan varias posibilidades (volar unos trenes de cercanías, poner una bomba en un centro comercial, derribar un avión, incendiar un hotel, etc.), pero esta vez están ahí muy a mano los controladores aéreos, que son un grupo/objetivo implicado en la privatización de los aeropuertos. Utilizando a los controladores aéreos el golpe es más “limpio”, no se derrama sangre (que es un poco más desagradable).

Paso 1: Predisposición.

Se predispone a la población contra los controladores aéreos de esa república bananera. Se los deshumaniza haciendo una campaña para generar odio hacia ellos atribuyéndoles una maldad sin límites. Se les culpa de la deuda de la aviación del país y se les acusa de poner en peligro el turismo en Bananalandia (su principal fuente de ingresos y de empleo), se airean los supuestos sueldos (falsos), se les tacha de chantajistas, de secuestradores. Se afirma que son ineficientes e improductivos. Se dice que su profesión la hace cualquiera y, por lo tanto, no merecen tener un buen sueldo. Se les acusa de haber cobrado ilegalmente, de jubilarse anticipadamente, de tener privilegios, etc. Se afirma que son unos huelguistas impenitentes para fastidiar las vacaciones de los pobres e indefensos pasajeros (mientras suena de fondo un melancólico violín).

Paso 2: El acontecimiento diseñado.

Los agentes provocadores de ese gobierno calientan el ambiente. Se filtran reales decretos mucho antes de que se publiquen, se agota a los controladores sobrecargándolos de trabajo, se saltan todas las normas laborales y de seguridad aérea para cabrear a los controladores. Entonces ese gobierno cierra el espacio aéreo en un puente importante sin intervención alguna de los controladores. Todos los medios de comunicación (que estaban avisados previamente en sus altas esferas) difunden la noticia de que los controladores aéreos han “abandonado” el trabajo, que “se han puesto enfermos todos a la vez”. En primera instancia los medios afines al gobierno alientan a los pasajeros a que vayan a los aeropuertos diciendo que no pasa nada, a sabiendas de que aumentará el número de afectados. Todas las televisiones difunden imágenes de aeropuertos atestados, pasajeros tirados, niños, ancianos (mientras suena de fondo un melancólico violín). El gobierno y la empresa emiten enormes dosis de comunicados/propaganda (todo preparado con anterioridad) culpando a los demonios/controladores de ser los culpables y de tener una genética maldad infinita. Se da la sensación de unanimidad, “si todos los medios lo dicen (derechas e izquierdas) entonces tiene que ser cierto”. El resultado es que la ficción ha sido convertida en realidad, en verdad absoluta e inapelable, y los controladores quedan sentenciados.

Mientras tanto el gobierno por detrás hace los recortes sociales, privatiza los aeropuertos, privatiza las loterías, zanja sus luchas políticas por la sucesión y arregla sin hacer nada de ruido sus graves problemas con el vecino del sur. Objetivos cumplidos.

Fácil, sencillo y eficaz… luego la “justicia” se encargará de terminar dar veracidad a la versión oficial y de aplastar a los controladores.

Técnica del “Desvío de atención”

Es muy parecida a la técnica del “Acontecimiento diseñado”. Cuando un gobierno tiene un problema, o quiere implantar una medida o ley impopular, desvía la atención para minimizar los daños. Se trata de sacar a la luz algo que se tenía guardado para utilizarlo en el momento oportuno o, simplemente, crear un escándalo, o un atentado, o cualquier evento muy mediático que desvíe los focos de atención hacia otro lugar. Es un estado más evolucionado del “fútbol y toros” de antaño que hoy ha pasado a ser el equivalente del panem et circenses romano.

Ejemplo:

Supongamos que estamos en una monarquía llamada Bananalandia. También supongamos que un ministro del gobierno es cazado en un escándalo descarado de corrupción. Supongamos que por una vez y sin que sirva de precedente, el juez que lleva el caso no se arredra y sigue adelante a pesar de las presiones de las cloacas mediáticas y policiales del gobierno del Reino de Bananalandia (las cloacas siempre están al servicio del actual partido del gobierno aunque esté en la oposición). Entonces el gobierno decide que hay que echar mano del cajón donde se guardan los comodines y sale a la luz un escándalo mayor de corrupción, ¿en dónde?, pues no queda otra institución de rango mayor al gobierno que la monarquía. Así que surge en Bananalandia un escándalo de presunta corrupción de un miembro de la Casa Real. Entonces el escándalo del ministro del gobierno queda en un tenue y cómodo segundo plano.

Fácil, limpio y eficaz… posteriormente otra instancia de la “justicia” de Bananalandia ya se encargará de exculpar al Ministro. Si de por medio hay unas elecciones en las que el Ministro es elegido, entonces ya da igual que pongas a un psicópata, pederasta, maltratador, asesino en serie, genocida, asalta bancos, navajero, matón, mafioso y corrupto, porque ya tiene “legitimidad democrática” y entonces… “pelillos a la mar”.

Técnica de “Acorralar a la fiera”.

Se utiliza contra personas o colectivos sociales. Nuestro instinto atávico nos hace elegir entre dos posibilidades cuando nos vemos amenazados: luchar o huir. Una fiera acorralada a la que no se le permite huir, no tiene otro remedio que luchar.

Para el gobierno se trata simplemente de empujar y empujar y empujar y no dejar salida y no dejar salida y no dejar salida a la persona o al colectivo hasta que no le queda más remedio que luchar, que es el objetivo que pretende el gobierno a sabiendas de su absoluta superioridad en la lucha.

Ejemplo:

Supongamos que en Bananalandia el gobierno, que está al servicio de los poderes financieros internacionales, quiere privatizar los aeropuertos y “lowcostizar” a los controladores aéreos. El gobierno dispone de la “justicia”, los servicios secretos, el Boletín Oficial de la Banana, los medios de comunicación y el Parlamento, en resumen, no existe ni la más remota posibilidad de que los controladores aéreos puedan defenderse, serán machacados despiadadamente. Pero el gobierno de Bananalandia necesita guardar las formas “democráticas” ante la opinión pública, así que necesita que los controladores se suiciden lanzándose contra el agresor.

Así que el gobierno les insulta públicamente, les deshumaniza, les desprestigia, les impone una legislación aberrante tras otra, cada vez les desprestigia más, les vuelve a legislar en contra, los “jueces” y “fiscales” afines actúan como correa de transmisión de las injusticias, se les engaña una y otra y otra y otra y otra y otra vez con ficciones de negociación, se les sigue insultando, se hacen series de televisión en donde se les insulta o se crean guiones que les desprestigian socialmente, se siguen sacando leyes y más leyes en su contra, se siguen fingiendo negociaciones, se crean vanas esperanzas en esas negociaciones para luego desilusionarlos repetidamente, se les sigue desprestigiando en los medios, los tertulianos antes de hablar de la cría del pollo en Ucrania “analizan con gran credibilidad el conflicto de los controladores llegando todos a la conclusión de que son malvados y que algo hay que hacer con ellos”, se siguen sacando leyes en su contra, se siguen emitiendo sentencias judiciales en su contra, y así sucesivamente.

Luego se genera el “Acontecimiento diseñado” para que entren al trapo. ¡Atención!, algunas veces falla esta técnica y no entran al trapo y es el propio gobierno el que ante la inacción de los controladores cierra el espacio aéreo según lo previsto con anterioridad. Por supuesto hay que culpar a los controladores siguiendo el plan diseñado previamente, pero ese ya es otro cantar.

Todavía quedan cosas por decir, así que hasta la próxima entrega.

 

Comentarios

5 comentarios en “Así se somete a la población (2). Más técnicas de manipulación social: el acontecimiento diseñado, el desvío de atención, acorralar a la fiera.

  1. Buén artículo.

    Me gusta

    Publicado por juan | 29 noviembre 2011, 19:59
  2. El gobierno que hemos soportado los últimos siete años no tiene el menor sentido ético. Es más, ni sabe lo que significa.
    Esa falta de ética en todos sus actos es lo que le ha permitido actuar como lo ha hecho.
    Son gente sin honor, sólo les interesa el poder y el dinero (para conseguir perpetuarse en el poder).
    Recordemos frases antológicas como ” España, concepto discutido y discutible” o ” El dinero público no es de nadie” (y por tanto, yo lo gasto como me da la gana).
    Reconozcámos a estos miserables como lo que son: un cancer que destroza todo lo que toca.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 noviembre 2011, 0:09
  3. Muy bueno.Espero con ansiedad el tercero.

    Me gusta

    Publicado por rafael soler baldasano | 30 noviembre 2011, 3:04
  4. Hablando de necios de la comunicación de masas, no os perdáis al miserable de pablo motos en su programa para tarados severos, haciendo “chistecitos” sobre los controladores:

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 noviembre 2011, 13:09
  5. Que diversión!

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 diciembre 2011, 12:57

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Radio Spica - Programa 12 - Guerra psicológica

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
spicaweb en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro alonso en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: