Destacados, Inicio, Seguridad, Sociolaboral

Mobbing a los controladores aéreos. Las bajas médicas de los controladores aéreos.

Los controladores aéreos de España llevamos sufriendo una situación de acoso laboral o mobbing aproximadamente año y medio.

El mobbing para quien no lo sepa es el continuo y deliberado maltrato que sufre un trabajador por parte de otros, o en el caso de los controladores aéreos de nuestros jefes, con el objetivo de lograr su aniquilación psicológica y obtener su salida de la empresa a través de diferentes formas. El mobbing es un proceso de destrucción que se compone de una serie de actuaciones que, tomadas de forma aislada, podrían parecer inocuas, pero que la suma de ellas y su repetición constante tiene efectos demoledores hacia las personas. El mobbing es llamado frecuentemente “asesinato silencioso”, dado que no deja huellas aparentes pero que, en cambio, resulta sumamente nocivo para quien lo sufre.

¿Por qué no lo denunciamos como tal los controladores aéreos?. Pues precisamente porque es “silencioso”, pero en nuestro caso tiene además otras connotaciones. En primer lugar la campaña de mobbing comenzó con el propio inquilino de Fomento destruyendo la imagen pública de los controladores aéreos, nos deshumanizó. Una vez aniquilada nuestra imagen, ya estaba “justificado” masacrar a estos “privilegiados y secuestradores de pasajeros”. A partir de entonces cualquier salvajada que se les hiciera estaría bien vista por una sociedad manipulada y engañada que aplaude a los verdugos y se ceba con las víctimas.

A lo anterior le sumamos que todo el Parlamento, salvo una excepción, se sumó al linchamiento, en este caso legislativo, de los controladores aéreos. Se dictaron reales decretos, órdenes ministeriales y leyes que pisoteaban cualquier derecho básico recogido en el Estatuto de los Trabajadores y otras normas laborales. Y el resto de trabajadores aplaudiendo a los verdugos de los controladores que luego serán también sus propios verdugos, porque después irán a por el resto, que a nadie le quepa la menor duda.

Los controladores aéreos recurrimos a la “justicia”. Pero en nuestro caso tenemos que tener presente que somos unos “privilegiados”, “secuestradores”, “amotinados” y “terroristas” (sí, también “terroristas” nos han llamado). Así que la siempre tan fiable, tan valorada y tan admirada “justicia” española nos ha machacado una y otra vez. Cuando no en primera instancia, siempre quedaba la posibilidad del recurso a un tribunal superior más “sensible a las necesidades políticas y sociales” que actuara en consecuencia. En juicios relacionados con controladores no se han considerado pruebas favorables, otras pruebas favorables se han volatilizado, o simplemente algún juez ha actuado de legislador y ha dicho que el legislador (el de verdad) se había olvidado de derogar un artículo pero que su voluntad era hacerlo, con lo cual fallaba en contra del controlador dado el “olvido” del legislador. Y eso por no hablar de individuos que actúan como comisarios políticos ideológicos más que como jueces.

¿Y la unanimidad de los medios de comunicación?, ¿cómo es posible que todos ellos actuaran como banda de la porra mediática para distribuir las mentiras sobre los controladores?, ¿no es muy raro el odio compartido hacia un colectivo de trabajadores y su campaña de deshumanización compartida unánimemente?. En realidad no es nada raro, porque lo que está en juego es la privatización del patrimonio de todos los españoles para beneficio de unos pocos poderes económicos que son los que verdaderamente están detrás de toda esta historia. España es el cuarto país del mundo en recepción de turistas y el segundo en ingresos por turismo. La mayoría de esos turistas entran en España en avión, así que los intereses en juego son estratosféricos y unos controladores aéreos con derechos laborales y un buen sueldo son un estorbo para los que van a aprovecharse del “ladrillazo aeronáutico”. Así que hay que cargárselos, hay que destruirlos, hay que hundirlos, hay que echarlos y poner a otros controladores aéreos “low cost” para mayor beneficio de los privatizadores.

Mientras tanto al pueblo español le tienen despistado odiando a los controladores aéreos mientras le roban su patrimonio delante de sus narices.

Todo este preámbulo para explicar la situación actual de la salud de los controladores aéreos era necesario. Si sólo explicamos el hecho concreto y no lo ponemos en contexto, la visión global queda mermada.

Decíamos antes que el mobbing se compone de varias actuaciones encaminadas a la destrucción laboral, pero también social y personal del trabajador. Esa destrucción se traduce en problemas de salud que tienen su origen en la situación de estrés crónico, ansiedad y angustia. El organismo se va deteriorando y aparecen enfermedades que obligan a la baja laboral del acosado. Esto hay que sumarlo a la ansiedad de víctima, unida a los ataques laborales y sociales que son continuos y sistemáticos. El deterioro de la salud será así enorme y reducirá su capacidad de efectuar el trabajo en perfectas condiciones.

Esto es aprovechado diabólicamente por los acosadores para utilizarlo contra del acosado; será acusado de absentismo laboral, de tener mala salud, de baja productividad, de personalidad hipocondríaca u obsesiva, etc…
El miedo de la víctima a perder su puesto de trabajo como consecuencia de un despido, o a tener que abandonarlo por problemas de salud, o por una baja laboral continuada, no hace sino incrementar su ansiedad y realimentar el cuadro de estrés y sus reacciones somáticas.

Si a esto sumamos en el caso de los controladores aéreos la situación de acoso social, mediático y judicial, los efectos son aterradores para nosotros, pero también aterradores para la seguridad aérea (ver en spicaweb.com el artículo: En España en 2010 un cuasi accidente a la semana. La seguridad del aire por los suelos.).

La víctima entra en un período de deterioro y aislamiento en el que comienzan a sucederse problemas de salud que proceden de la alteración de su equilibrio socioemotivo y psicofísico. Los efectos más frecuentes en la salud del acosado son:

– trastornos del sueño,

– ansiedad y estrés,

– cambios en la personalidad,

– problemas de pareja y con las amistades

– irritabilidad,

– depresión.

El Estatuto de los Trabajadores establece con respecto a las bajas médicas de los trabajadores lo siguiente:

“No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral, cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos…”.

Veamos ahora lo que dice el Real Decreto Ley (el enésimo contra los controladores) 13/2010, de 3 de diciembre:

“Los controladores al servicio de la entidad pública empresarial AENA, así como al servicio del resto de proveedores de servicio de tránsito aéreo, deberán ajustar su tiempo de actividad aeronáutica, descansos y turnos a lo establecido en el Real Decreto 1001/2010, de 5 de agosto. De acuerdo con lo establecido en el artículo 5 del citado Real Decreto 1001/2010, la actividad aeronáutica anual no excederá de 1.670 horas, sin perjuicio de la posibilidad de ser incrementada con horas extraordinarias hasta un máximo de 80 horas anuales. En el cómputo de este límite anual de actividad aeronáutica no se tendrán en cuenta otras actividades laborales de carácter no aeronáutico, tales como imaginarias y periodos de formación no computables como actividad aeronáutica, permisos sindicales, licencias y ausencias por incapacidad laboral. Estas actividades, al no afectar a los límites de seguridad aeronáutica, se tomarán en consideración exclusivamente a afectos laborales de conformidad con lo establecido en la disposición adicional única del Real Decreto 1001/2010”.

Y por último la disposición adicional única del Real Decreto 1001/2010 dice:

“Disposición adicional única. Tiempo de trabajo efectivo y tiempo de presencia de los controladores de tráfico aéreo.

A efectos de lo dispuesto en los artículos 8 y 14 bis del Real Decreto 1561/1995, de 21 de septiembre, sobre jornadas especiales de trabajo, únicamente se considerará tiempo de trabajo efectivo de los controladores civiles de tránsito aéreo aquél en el que el trabajador se encuentre a disposición del proveedor designado para la prestación de servicios de control de tránsito aéreo y realizando una actividad aeronáutica, así como, la formación práctica de trabajo usando simuladores y las evaluaciones correspondientes, y otros trabajos auxiliares relacionados con su actividad aeronáutica.

Se considerarán tiempos de presencia, no computables a efectos de la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo, ni para el límite máximo de las horas extraordinarias, los tiempos de imaginaria fuera del lugar de trabajo, los reconocimientos médicos necesarios para obtener o mantener la licencia de controlador de tránsito aéreo, la formación continuada distinta de la formación práctica de trabajo prevista en el párrafo anterior u otras similares”.

La explicación de todo esto es la siguiente: el Estatuto de los Trabajadores, que es la norma general laboral que se aplica a todos los trabajadores, excepto a los “privilegiados” controladores aéreos, establece que una baja laboral sancionada por los servicios médicos oficiales, es decir, la Seguridad Social, no se considerará como falta de asistencia y por tanto no tendrá ni que devolverse, ni nada por el estilo. Pero la legislación específica para los “privilegiados” controladores aéreos no considera las “ausencias por incapacidad laboral” como jornada aeronáutica, es decir, que el límite de jornada aeronáutica programable a lo largo del año no queda afectado por una baja médica del controlador aéreo.

Veamos un ejemplo práctico de lo que significa ésto: si un controlador aéreo se rompe la clavícula y no puede ir a trabajar durante un mes, esto no afectará a la jornada que le pueden programar en el resto del año (a diferencia de cualquier otro trabajador “no privilegiado”), y así ese mes de baja laboral será incrementado a su jornada laboral lo largo del resto del año; dicho de otro modo, tendrá que devolver el “privilegio” de haberse roto la clavícula.

Esta situación es extensible a permisos por maternidad/paternidad, permisos sindicales, custodias legales, etc. En el caso de los demás trabajadores son derechos, pero en el caso de los controladores aéreos son “privilegios” que sería inmoral que disfrutáramos. Y la sociedad en general lo aplaude.

¿Qué sucede cuando un controlador aéreo tiene una baja médica legal concedida por un médico de la Seguridad Social?. Pues que automáticamente es llamado por la Inspección de Sanidad. Todo trabajador está sujeto a que se inspeccionen sus bajas laborales para que no haya picaresca; pero cuando de manera sistemática, repetitiva y absolutamente segura, todo controlador aéreo que se da de baja, siempre y en toda ocasión, es llamado por la Inspección de Sanidad para fiscalizar repetidamente la veracidad de su situación de baja laboral, incluso en los casos más evidentes, eso pasa al ámbito del acoso planificado, deliberado, calculado, diseñado y realizado con toda la voluntad de sumarlo a las muchas otras cuestiones que forman parte del mobbing que estamos sufriendo los controladores aéreos españoles.

Llegados a estas alturas, no tenemos mucha confianza en que todo esto trascienda. Posiblemente sea en un futuro lejano cuando alguien estudie todo lo que está pasando con la privatización de los aeropuertos y vea que todo lo que está ocurriendo con los controladores aéreos españoles está relacionado con el afán de forrarse de los ladrilleros aeronáuticos, y sus súbditos políticos, judiciales y mediáticos, que están expoliando un patrimonio pagado por todos los españoles y que es esencial para la economía y la prosperidad de nuestro país.

Comentarios

5 comentarios en “Mobbing a los controladores aéreos. Las bajas médicas de los controladores aéreos.

  1. ¡Qué asco!. ¿No se supone que pepiño y los suyos son “socialistas y obreros”?. Y en cambio se dedican a machacar a los trabajadores.

    Me gusta

    Publicado por Anónimus | 19 junio 2011, 2:15
  2. Es alucinante que se ponga en cuestión la profesionalidad de los médicos que dan las bajas.

    Me gusta

    Publicado por Hipócrates | 19 junio 2011, 2:18
  3. Y todo por pasta gansa. Como no le paremos los pies los trabajadores a esa gentuza, se van a cargar los derechos de todos. Ánimo controladores.

    Me gusta

    Publicado por Sin nombre | 19 junio 2011, 2:20
  4. “Con ustedes está habiendo persecución”…
    Eso me dijo el funcionario de la Inspeccion de Sanidad (usada como les da la gana a los mierdapoliticos, entre otras muchas intituciones nacionales CNI, jueces…etc) cuando me llamaron a los 8 días de haberme operado, tuve que presentarme a rastras, con todos los puntos …
    Y me ha quedado mal cerrado para siempre.
    Sociedad despierta, te roban mientras te entretienen con el circo !!

    Me gusta

    Publicado por Nononiloca | 20 junio 2011, 22:30
  5. Me cuesta creer que todo eso sea cierto. Si fuera así, cualquier colectivo manifestaría protestas en las calles. No están militarizadas, creo.

    Me gusta

    Publicado por David | 23 junio 2011, 0:22

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Radio Spica - Programa 12 - Guerra psicológica

Entradas con videos

Comentarios recientes

Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
spicaweb en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Rafael Hervías Garri… en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro alonso en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…
Pedro en SPICA NO SE PLIEGA AL MIE…

Suscríbete

¡¡¡ AFÍLIATE A SPICA !!!

Si deseas afiliarte a SPICA, rellena y envía el formulario

CONTACTO

spica.atc@gmail.com
A %d blogueros les gusta esto: